¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Con el crecimiento notable de las redes sociales, son muchas las empresas dedicadas al sector gastronómico que se unen a la práctica (como ya lo hacen grandes empresas) de mostrar sus platos a través de fotografías.

 

En un sector tan amplio como es el gastronómico, tienes que marcar la diferencia para seguir creciendo y destacar. Y ello puede marcarlo el saber mostrar lo que haces de manera efectiva y profesional, ya que así podrás llegar a tu público objetivo y potencial.

 

5 sencillos trucos para mejorar tus fotografías gastronómicas

 

Para ello, os hemos traído 5 trucos sencillos, pero profesionales, que te harán marcar la diferencia.

 

  1. USAR LUZ NATURAL SIEMPRE QUE SEA POSIBLE

Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar una buena fotografía de nuestros platos, es la luz. Siempre que podamos, haremos la foto con luz natural, ya que se ve todo de manera menos artificial.

¡Pero cuidado! Este tipo de luz es un arma de doble filo, ya que para que obtengamos un buen resultado, debemos hacerla cerca de una ventana amplia que permita la entrada de luz de modo claro.

 

Podemos usar también como manera alternativa la luz artificial, es decir, el uso de flashes. En este caso la manera más aconsejable y que obtiene mejores resultados es situarlos en la parte trasera y lateral, ya que así conseguiremos que nuestro plato muestre un mayor volumen.

 

2. USA EL ENFOQUE PARA CENTRAR LA ATENCIÓN

El enfoque o desenfoque es un aspecto que puede convertir una foto medianamente buena en perfecta. La mejor manera de aprovechar esta herramienta es enfocar la parte frontal del plato de manera que sea lo más nítido posible e ir desenfocando el fondo de manera progresiva. Así conseguiremos centrar plenamente la vista donde queremos.

 

3. CUIDA LOS DETALLES

Muestra de forma clara los ingredientes de tus platos y los detalles de de los mismos. Un ejemplo sencillo es mostrar, si tus platos o carnes están elaborados a la parrilla, mostrar las marcas que dejan la parrilla en la comida. Otro detalle puede ser mostrar la cebolla o el queso sobresaliendo de forma coherente por los bordes de una hamburguesa.

Las mejores fotografías son tomadas justo cuando el plato se ha acabado de elaborar, y no más tarde, ya que este puede perder la textura idónea o el propio jugo de la comida.

 

4. CUIDA LA COMPOSICIÓN, “menos es más”

La composición es lo más importante si queremos llamar la atención. Un plato que esté “desordenado” hará que el lector no centre su interés en lo verdaderamente importante. La comida en el plato es la estrella de la foto, por lo que evita colocar excesos de cubiertos o adornos y así limitar las distracciones en el fondo.

 

Como ocurre con las personas, todos tenernos un perfil bueno y otro malo. Gira el plato y observa qué lado es el más apropiado para la fotografía.

 

5 sencillos trucos para mejorar tus fotografías gastronómicas

5. CUIDADO CON LAS EDICIONES

Una vez tomadas varias fotografías y escogida la que más se adecue a lo que queremos mostrar, llega la hora de editarla. Hay que ser cuidadoso con esto, debido a que una saturación del color o un exceso de luz o brillo harán que la foto quede muy poco creíble.

 

Anímate a seguir estos sencillos pasos y prueba a hacer tus fotografías, ¡compártelas con nosotros!

Share This